Un estudio revela que sólo el 30% de los españoles sabe realizar una reanimación cardio-pulmonar (RCP)

16 Oct, 2016

Sólo 3 de cada 10 españoles sabría realizar una reanimación cardio-pulmonar (RCP) en caso de accidente cardiaco, según el ?Estudio Cardioprotección en España 2016?, realizado por B+Safe con la colaboración de la Fundación Española del Corazón. Este dato refuerza el papel clave de los desfibriladores inteligentes que pueden ser manejados con éxito por personas sin conocimiento sanitario previo y salvar vidas.

El estudio es el resultado de 5.000 encuestas a personas de diferentes sectores en las 17 Comunidades Autónomas, Ceuta y Melilla.  El objetivo era conocer el ?estado de la cardioprotección en España? y, en su caso, impulsar diferentes medidas, desde la formación y la sensibilización social a las legislativas, para reducir los elevadas tasas de mortalidad que se registran en España en caso de accidentes cardiacos

Sólo el 44% de los encuestados asocia la cardioprotección a la disponibilidad de un desfibrilador, el 23% a un entorno y alimentación saludables, el 11% a que hay personas que saben realizar la RCP o manejar un desfibrilador y en 6% a que se cuenta con un servicio médico. Sin embargo, el 84% de los encuestados afirma saber qué es un desfibrilador y para qué sirve. 

Según las estadísticas, en España fallecen en torno a 100 personas al día por parada cardiaca. La realización de un masaje cardiaco y el uso del desfibrilador en los cinco minutos posteriores a la parada cardíaca aumenta hasta el 90 por 100 las posibilidades de supervivencia.

La cardioprotección es una tendencia emergente orientada a la protección del corazón en caso de episodios cardíacos. El gran número de muertes por paro cardíaco en la población, ha animado a gobiernos, empresas, entidades y asociaciones a concienciar a la población y tomar medidas que permitan revertir la situación gracias a la creación de zonas o espacios cardioprotegidos. Estas zonas cuentan con, al menos, un desfibrilador, con mantenimiento garantizado y con personas adecuadamente formadas para poder garantizar una rápida actuación en caso de paro cardíaco repentino (para conseguir que vuelva a latir el corazón de la persona afectada), hasta la llegada de los servicios médicos de emergencia.

Fuente de la noticia aqui